Sobre cómo nos autoengañamos de nunca admitir la realidad

Sobre cómo nos autoengañamos de nunca admitir la realidad Me pidió que la acompañara. Nunca era habitual que necesitara soporte para una cosa tan rutinario como ir a ver al ginecólogo, más todavía cuando iba a entrar sola mientras yo la esperaba exteriormente. Mismamente que supe que tras la consulta tenía que contarme algo relevante. La vi montar con la […]